El escaso control de lo que nuestros hijos hacen en internet, un tema realmente preocupante

Desde hace ya varios años vengo realizando, de la mano de las UPCCAS Unidad Prevención Comunitaria de Conductas adictivas, charlas para diferentes cursos (desde 6º de primaria hasta bachiller) en diferentes poblaciones de la provincia de Alicante en las que hablamos de adicciones tecnológicas, principalmente adicción al móvil, internet, redes sociales, videojuegos y juegos de azar.

Gracias a la experiencia y al contacto con todos estos jóvenes a lo largo de los años, consigo estar al día y poder medir, in situ y de forma real, cómo los más jóvenes usan la tecnología, cúantas horas les dedican o qué control tienen sus padres sobre ello, por ejemplo.

Me preocupa cada vez más preguntar en clase, una tras otra, sobre todo en los primeros cursos de la ESO, por si tienen un horario marcado, situaciones en las que no usar su móvil o las redes y un número máximo de horas asignadas al uso de pantallas.

Muy lejos de lo deseable, la amplia mayoría de los chicos que forman las aulas, me cuentan que no tienen ninguna limitación, sino que hacen un uso según ellos consideran y que, incluso, están usando el móvil todo el tiempo que no hacen otra cosa como estar en clase o hacer los deberes.

En un curso como 6º de primaria todavía encuentro algo más de control, unido a que es el año crítico en que ellos comienzan a tener móvil (que no es suyo, por cierto, esto ha de quedarles muy claro, es un préstamo y lo puedo acompañar en su uso, es mi deber hacerlo como padre o educador). En este curso, todavía tienen normas y más control. Pero en 2º de la ESO, por ejemplo, veo, clase tras clase, que el control es la excepción. De hecho, los alumnos que lo tienen se avergüenzan, incluso, de admitirlo (es posible que haya alguno más de los que lo admiten pero, aún así, no son la norma sino la excepción).

Me parece muy peligroso y bastante arriesgado por parte de los padres no marcar unos límites a sus hijos en el uso de la tecnología, tanto en horarios como en contenidos, ver con ellos qué es seguro y no es seguro hacer, etc.

Fruto a veces de creer que ellos manejan mejor que nosotros estas herramientas nos olvidamos de que, técnicamente es posible que lo hagan, pero a nivel de sentido común hemos de aportarles y enseñarles mucho.

Y la sombra de las adicciones tecnológicas planea sobre las cabezas de nuestros hijos y alumnos, planea sobre los más jóvenes que acaban usando las redes sociales, el móvil o los videojuegos, muchas más horas de las recomendadas por la OMS o asociaciones pediátricas de todo el mundo, que podéis ver en esta tabla que os dejo a continuación.

El revuelo que se monta en las clases cuando les digo que no deberían usar más de 2 horas diarias las “pantallas” es increíble. Y lo es porque ellos creen que con ese tiempo no tienen para nada y están mucho por encima del mismo, sobre todo los fines de semana.

Partiendo de datos reales que veo en el aula, me preocupa bastante este tema y seguiré escribiendo sobre ello para intentar ayudar a los padres a conocer pautas o cómo fijar estos límites. Es vital, no sólo por la adicción, que también, sino por otros problemas que nuestros hijos pueden desarrollar en internet como el ciberbulllying, grooming, sexting, etc.


De ello hablaremos en próximos artículos. Puedes suscribirte al blog para no perderte nada si consideras que este tema es interesante.

Yo, como te decía, no creo sólo que sea interesante, creo que es vital que empecemos a intervenir en este tema, desde ya.

Si tienes dudas te invito a preguntar o a contar tu experiencia. Estaré encantada de responder a los comentarios.

, , ,

One Response to El escaso control de lo que nuestros hijos hacen en internet, un tema realmente preocupante