Cuestión de Actitud: no puedes controlar lo que ocurre pero sí cómo te sientes

Primavera He reflexionado muchas veces sobre la importancia de la actitud con la que enfrentamos las situaciones que nos vamos encontrando en nuestro día a día. En ocasiones, encontramos obstáculos que hemos de superar. A menudo se trata de problemas con poca importancia, de aspectos que no salen exactamente como habíamos pensado o deseado. En estas situaciones, la actitud que tengamos va a ser fundamental para la obtención de los resultados.

Es cierto que nos enfrentamos a situaciones muy duras en la que es difícil, en ocasiones, mantener el optimismo. No me refiero a esas situaciones en este post, realmente me refiero a esas pequeñas cosas que nos ocurren que desestabilizan una situación y que hacen que los acontecimientos no transcurran como habíamos pensado o planeado. Pequeñas situaciones que pueden «fastidiarnos» el día si las dejamos que influyan de una forma permanente.

Nada podemos hacer contra sucesos inesperados (como que se te rompa el calentador y se te inunde la cocina y, además, pierdas una lentilla y te pilles el dedo con la puerta… 😉 ), pero la actitud con la que afrontamos este hecho va a ser fundamental para superar el momento o hacer que nos fastidie realmente el día, entrando en la espiral del pesimismo.

¿No os ha pasado alguna vez que sufrís un encadenamiento de cosas desagradables? Esto es difícil y puede hacer perder la paciencia a cualquiera, haciendo que nos encontremos mal y que valoremos el momento de una forma realmente pesimista. En estos momentos difíciles debemos relajarnos y pensar, objetivamente, en lo que ha sucedido. Generalmente no lo podemos cambiar pero sí podemos tomar las riendas de la situación para que no nos afecte más allá, es decir, para que el sentimiento negativo que se ha generado no consiga contagiar todo el día y nos sintamos realmente desvalidos y preocupados.

Las emociones negativas persisten más en el tiempo y deberíamos evitarlas en la medida de lo posible. Como indica Elsa Punset «hay que equilibrar una emoción negativa con cinco positivas». No dejes que un suceso puntual rompa tu positividad y haga de tu día un momento que olvidar.

Y te preguntarás, ¿dónde encuentro momentos positivos? 

Playa de El Altet en PrimaveraCada vez soy más consciente de que las emociones positivas se encuentran en las pequeñas cosas, en los pequeños momentos. Medita, piensa, lee, pasea, toma el sol, haz un poco de ejercicio, besa a tu pareja, abraza a un amigo, conversa con alguien interesante, ve al cine, observa tu alrededor, sé consciente de los detalles…

Seguro que estas recomendaciones te ayudan a reconducir la situación:

1. Valora objetivamente la situación. Aunque en ese momento lo que ha ocurrido te parezca un mundo, si lo piensas fríamente seguro que no es tan importante. Valora realmente la importancia de lo ocurrido.

2. Aporta soluciones. De nada sirve anclarse en la culpabilidad ni en el sentimiento negativo. Ponte en marcha para solucionar la situación y afrontarla lo antes posible.

3. Busca apoyos. Nos cuesta mucho apoyarnos en otros pero a veces realmente lo necesitamos. La misma situación, valorada objetivamente por otra persona, es muy distinta. Esto nos servirá para valorar otros puntos de vista y darnos cuenta de la realidad.

4. Haz algo que te guste. Una vez superado ese momento, intenta eliminar la negatividad haciendo algo que te llene, como hemos enumerado anteriormente, leer un buen libro o dar un paseo, seguro que te ayuda.

5. No te culpes. Las cosas pasan porque sí, no eres responsable de todos los acontecimientos que tienen lugar en tu día a día.

6. Escribe como te sientes. Es una técnica que siempre me ha ayudado ya que hace que expreses cómo te sientes. En cierta manera, te «descarga» un poco de tus propios sentimientos.

7. Desconecta y relájate. Aunque te encuentres en pleno problema es mejor que desconectes hasta que estés suficientemente relajado para afrontarlo con éxito.

8. Escucha música. Seguro que te ayuda escuchar a tu grupo favorito. Y si te atreves a bailar, todavía será mayor el efecto.

9. Abraza. Los abrazos, como defiende Andy Stalman, liberan endorfinas y esto nos ayuda a sentirnos mejor. El afecto es un apoyo importante para sentirnos mejor.

10. Sonríe. Aunque te cueste, inténtalo. Sonreir hará que te sientas mejor. Nuestras expresiones marcan nuestros sentimientos. ¿No te ha pasado nunca poner cara de enfado y acabar enfadado de verdad?

PrimaveraEn estos momentos, los pequeños detalles son importantes, son capaces de conectarte con tu cuerpo y con tu actitud positiva ante la vida. A veces la cosa más insignificante logra que te estreses y que el sentimiento negativo lo inunde todo, en ese momento piensa que puedes controlar cómo te sientes, recuerda estas sencillas recomendaciones y aporta otras a la lista.

Además, la primavera nos lo pone realmente fácil. ¡Cuántos detalles nos rodean en esta época del año! Ya sé que es complicado y a veces te sientes realmente agobiado (no todos somos tan optimistas siempre…), pero llega un momento en el que te das cuenta de que no es tan importante y que puedes superarlo. Controla tu actitud y lucha por que sea positiva el máximo tiempo posible.

El optimismo merece la pena, nos hace más felices… 

En este vídeo se reflexiona sobre esta idea, a través del principio 90/10, mostrando lo importante de nuestra actitud:

 

, , , , , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario